aBe

La "Ley Sinde"

Mon Dec 20, 2010

Parece ser que pretenden aprobar mañana la Ley de Economía Sostenible, incluyendo la Disposición Final Primera. A mi, y a muchos otros, nos parece algo preocupante y peligroso. Parece que lo que pretenden al aprobar esa parte de la ley es poder cerrar páginas web que facilitan el acceso a material con copyright, más concretamente, páginas con listados de enlaces a películas, quizás libros y canciones. Proteger copyrights suena razonable. ¿Cual es el problema entonces?

Ya existe un sistema que permite perseguir los delitos de copyright. En ese sistema se puede denunciar al que supuestamente está cometiendo una infracción, y un juez decide si es así o no. Pero ese sistema hasta ahora no ha dado la razón a los que quieren eliminar de Internet las páginas con enlaces a material protegido por copyright, ya que en una página de enlaces no se distribuye material con copyright, simplemente se indica donde encontrar ese material. Lo preocupante (inaceptable, para mi) de la nueva ley es que permite obligar a alguien a eliminar una página web sin la intervención de un juez. O sea, que Sony o Universal pueden llegar y decir al gobierno “la web X contiene enlaces a mis películas, por favor elimínenla”. Sin jueces que analicen el caso.

Quiero aclarar que yo hace años que no descargo música, películas, software ni otros archivos con copyright. Empleo software libre. Escucho podcasts gratuitos, emisoras de radio on-line que no cuestan nada, empleo Grooveshark, Youtube, Vimeo, TED, leo blogs… En Internet hay una cantidad tan enorme de información que no necesito pagar por nada, ni descargar archivos con copyright. Lo que me lleva a escribir este post no es reivindicar mi supuesto derecho a descargar gratuitamente material con copyright.

Lo que veo realmente peligroso es crear un sistema que permite borrar de Internet páginas que no gustan, en principio a algunas empresas. La existencia de ese sistema es un peligro para la democracia y la libertad de expresión. El que desaparezcan unas pocas páginas de enlaces, aunque yo no esté de acuerdo con que eso ocurra, no sería algo tan grave. Probablemente al día siguiente aparecieran en otro continente. O se crearía una red P2P encriptada donde se intercambiaría esa información de un modo aún más sencillo al que ofrecen las paǵinas con enlaces. Dudo mucho que la nueva ley pueda conseguir el efecto que pretenden, que es que aumenten las ventas de películas y música. Los usuarios y programadores reaccionan a mucha mayor velocidad que las leyes. Compartir es algo bueno y bonito. Qué feo es convertir compartir en un crimen, ¿no?. A no ser que el mundo se convierta en una copia de lo descrito en 1984, nadie podrá evitar que invite a mis amigos a casa y que vean una película sin pagar. Igual que puedo intercambiar libros con los mismos amigos, puedo intercambiar películas en DVDs, en discos duros y por Internet. Lo que intento decir es que no se puede evitar que la gente comparta cosas. Es lo que tiene la revolución digital. Lo que vemos y oímos se puede digitalizar, y lo digital puede copiarse con un coste cercano a 0. 

Una vez creado un sistema que permite eliminar páginas web de Internet por que sus contenidos no gustan a ciertas empresas, ¿cuanto tardaría en que ese sistema se empleara para otros fines? Por ejemplo eliminar páginas web que no gustaran a nuestros políticos. Los jueces están ahí por algo. Ellos conocen la legislación y pueden tomar decisiones al respecto. Aunque digan que esto va de páginas web de descargas y copyright, en realidad la decisión afecta a algo mucho más serio. Mañana piensan aprobar una ley que permitirá saltarse la opinión de los jueces para eliminar contenidos de Internet. ¿Es eso democrático? ¿En contra de la opinión de los ciudadanos? ¿Cómo es posible que se pretenda dar el poder de censurar páginas web a un nuevo colectivo no independiente? ¿Ven el peligro? Y según se deduce de los cables de Wikileaks, un peligro que ni siquiera se ha redactado para el beneficio de empresas nacionales, sino de EEUU. Economía sostenible… ¿de qué país?

Parte del problema es que los intermediarios, que son los que más ganaban hace unas décadas, se están volviendo prescindibles. Podemos intercambiar contenidos por muy poco dinero sin la intervención de los antiguos grandes distribuidores. Libros, series, películas y música se transfieren sin parar entre usuarios sin que los dueños de sus copyrights reciban dinero por esos intercambios. Esas empresas cuentan cada intercambio como un robo, aunque los usuarios no estarían dispuestos a comprar todo lo que intercambian, ni mucho menos. Lo hacen por que es gratis. Mientras, en otros países los usuarios son perseguidos, demandados y multados. A mi me gustaría pagar, y a veces lo hago, si mi donación llega completa al autor, no un 95% para una discográfica y un 5% para el autor. Han tenido tantos años para crear un negocio basado en Internet, pero no lo han hecho. Yo suponía que antes ganaban más y no querían reducir sus margenes. Pero resulta que están batiendo records de taquilla, y los músicos ganando más que nunca. 

¿Qué propongo? una tarifa plana donde yo pagara una cantidad razonable al mes (20€ o 30€) que me diera acceso a todas las series, películas y música. Esa suma se repartiría según lo que yo viera y escuchara. Sería tan sencillo! Pienso que el número de suscriptores de un servicio así sería enorme, y dejaría de tener sentido el intercambio entre usuarios, por que sería fácil, barato, completo y fiable. Quizás algunos usuarios se pasarían el día viendo series, lo cual se compensaría con otros que verían unas pocas películas al mes. ¿Quién iba a descargar películas si pudieras verlas todas on-line?

Pero no es así como han funcionado las empresas, que buscan crear montones de “planes” o “suscripciones” para maximizar sus ganancias. El “plan fútbol”, el “documentales”, el “música pop”, el “plan light”, el “plan max”… Además estrenan las películas en fechas diferentes según el país, y a menudo ni siquiera nos dan acceso vía Internet. En Internet estamos acostumbrados a tenerlo todo, y es lo que queremos :) Todo, barato, ya. Si no se nos facilita, encontramos nuestros propios métodos. Después nos persiguen. ¿Por qué no hacen que el sistema sea fácil y barato creando así un incentivo para que paguemos una suscripción y nos olvidemos de las descargas?

Más información sobre lo de mañana: desmontando paso a paso la ley sinde.

Actualización: la mejor explicación que he encontrado.

Pase lo que pase mañana con la LES, creo que “el pueblo” (global) se está volviendo más rápido e inteligente y seguirá encontrando sus propios modos de conseguir lo que considere justo. Quizás tengamos que crear nuestro sistema económico paralelo sin contar con los bancos y un sistema político ignorando a esos que no nos representan.

Categories: text Tags: copyright Places: spain

left arrow down arrow right arrow